Ahuyentadores de grullas

Las escuadras de grullas surcando los cielos, con su vuelo enérgico y sostenido y su incesante trompeteo, constituyen una imagen cotidiana y emblemática del invierno en nuestro país. Llegan a la Península hacia el mes de octubre y permanecen hasta marzo. Se las puede ver, siempre en grupos numerosos, alimentándose en dehesas y cultivos que abandonan al atardecer para acudir, agrupadas en simétricas y ruidosas formaciones, hasta sus dormideros habituales.

Para ahuyentar a las grullas de dehesas y cultivos podemos usar aparatos que emiten sonidos y objetos anti aves o cometas.

Ahuyentar Grulla