ahuyentar murcielagos en jardines

Murciélagos: alimentación y hábitat en España y en el mundo

Los murciélagos son animales voladores, pertenecientes a la subclase de los Terios. Con alrededor de 1.100 especies conocidas, componen el 20% de todas las especies de mamíferos.

Su peso varía entre los 1,5 gramos del murciélago abejorro de Filipinas, a los 1,2 kilogramos del zorro volador de corona dorada.

Son los únicos mamíferos voladores, pero guardan más similitudes con los humanos que con las aves. Sus cuerpos están cubiertos de pelo en lugar de plumas, sus alas son en realidad manos con dedos muy largos unidos por membranas y alimentan a sus crías a base de leche materna.

A pesar de su fama como criaturas que “succionan sangre”, solo existen tres especies de murciélagos vampiros, y no succionan en realidad, sino que cortan la piel con sus dientes y lamen la sangre que brota de la herida. Dichas variantes son todas exclusivas de América, extendiéndose desde México hasta Argentina.

En líneas generales, el 70% de las especies de murciélagos son insectívoras (comen insectos), gran parte del resto son frugívoras (comen frutas) y algunas pocas se alimentan a base de otros animales más pequeños, como aves, ratones, peces e incluso otros murciélagos.

Debido a su capacidad para volar y la omnipresencia de su fuente de alimento, los murciélagos se han expandido hasta habitar todo el mundo, con excepción de los polos.

Como criaturas nocturnas, escogen sitios oscuros para habitar. Viven en cuevas, agujeros, selvas espesas y edificaciones tanto abandonadas como habitadas.

Dependiendo de la especie, pueden vivir en solitario o en colonias cuya población puede ir desde las pocas decenas hasta los varios millones.

Los murciélagos usan la audición para orientarse mediante ecolocalización. Poseen una poderosa laringe y cuerdas vocales sumamente desarrolladas con los que emiten ultrasonidos que rebotan de la superficie de los objetos, produciendo un eco que les indica dónde se encuentran dichos objetos.

Aunque los humanos no somos capaces de oír estos ultrasonidos, las orejas de los quirópteros son tan agudas que incluso saben si lo que está delante de ellos se mueve o no.

A diferencia de lo que popularmente se cree, los murciélagos no son ciegos. Sin embargo, la mayoría de ellos tiene muy mala visión, llegando a solo distinguir variaciones en los niveles de luz.

Como la ecolocalización solo es efectiva hasta unos pocos metros de distancia, se cree que usan la visión para orientarse cuando están en espacios abiertos.

  • Ahuyentador de murciélagos con ultrasonidos asocian a la presencia humana, y de modo que no se acercan.
  • Ahuyentador de murcielagos y cucarachas
  • Batstop repelente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba
×

¿Cómo le podemos ayudar?

×